En el anterior blog explicamos cómo el cáñamo (una variedad del cannabis con bajo contenido de THC y más fibroso) puede llegar a generar un fuerte cambio en la industria textil y en la construcción mejorando el impacto ambiental de ambas actividades. Estas dos utilidades no son las únicas para las cuales se puede aprovechar el cannabis, en el presente blog vamos a comentar otras funciones para las cuales podemos sacar provecho a las diversas propiedades de la planta, convirtiéndola en una materia prima increíble, incrementando su mercado al llamar la atención de diversos sectores y por ende interesando a las personas a invertir en el sector. 

El potencial del cannabis en los combustibles:

El combustible es un tema de gran importancia en la actualidad. El ejemplo más grande es la preocupación del mundo por el efecto negativo que tiene los combustibles fósiles en el medio ambiente, por esto se ha empezado a dar gran importancia al uso de carros eléctricos y a la búsqueda de nuevos combustible que sean más amigables con el entorno y que puedan reemplazar al petróleo sabiendo también que en algún punto se acabará al ser un recurso no renovable.

En primera instancia es importante mencionar que la solución del efecto dañino de los combustibles fósiles al medio ambiente no es hacer el cambio a biocombustibles de un día para otro ya que los biocombustibles también cuentan con sus problemas particulares. 

Los materiales más comunes para producir biocombustibles son la soja, maíz, caña de azúcar, remolacha, aceite de palma y la colza. El problema más grande de todos estos materiales radica en su cultivo ya que es necesario tener una gran cantidad de tierra fértil para producirlos, esto quiere decir que la deforestación es parte del proceso de producción del biocombustible a base de dichos materiales, lo que significa que el daño que dejamos por producir combustibles fósiles se cambia por la destrucción del hábitat de diversas especies de fauna y flora. 

Aquí es donde entra nuestro participante estrella, el cannabis. A día de hoy existen dos tipos de combustibles, biodiesel y etanol. El primero se produce refinando aceites vegetales mientras que el segundo se obtiene a partir de granos como el maíz, caña de azúcar y de algunos materiales comestibles de algunas plantas. El cáñamo es capaz de producir ambos tipos de combustibles si se cultiva de la manera adecuada ya que entre el 30 y 35% de la composición de la semilla es aceite lo que significa que se puede producir 207 galones de biodiesel por hectárea cultivada, mientras que la cantidad restante (entre el 70 y 65%) se puede usar para la fabricación de etanol mediante un proceso de fermentación con  bajos niveles de oxígeno. 

Esta posibilidad de producir ambos tipos de combustible se convierte en la primer ventaja, ya que a pesar de que la cantidad de galones producidos por hectárea es menor a la que puede fabricar una hectárea de aceite de palma o coco, es mayor a la que puede producir otros aceites y además, el porcentaje restante se puede usar para producir etanol, eso quiere decir que el material se aprovecha en su totalidad con un menor requerimiento de espacio menor para producir ambas variedades de biocombustible. 

Por otro lado, como se mencionó en un blog anterior, las condiciones con las cuales debe cumplir un suelo para que se pueda cultivar el cáñamo son más simples en comparación a otros cultivos, lo que significa que se puede aprovechar hectáreas que ya fueron usadas en otras oportunidades evitando la necesidad de deforestar más bosques para producir el biocombustible, siendo esto una ventaja increíblemente fuerte para el cannabis frente a las demás plantas. Sumado a lo anterior, la cantidad de fertilizante (que en su mayoría están hechos a base de nitrato de petróleo) y agua necesaria para cultivar el cannabis es muy baja lo que hace que el impacto negativo al suelo sea menor y no solo eso, la planta de cannabis es capaz de devolver alrededor del 70% de los nutrientes al suelo mejorando la calidad del mismo (Sensi Seeds, 2020). 

En resumen, el cannabis se convierte en un duro contrincante para las demás plantas que se usan en la producción de biocombustibles ya que además de eliminar el daño que generan los combustibles fósiles, es capaz de producir ambos tipos de biocombustible y disminuir en gran medida el efecto ambiental generado por la deforestación requerida para el cultivo de sus competidores y por ende disminuyendo realmente el daño ambiental que se genera en sus procesos de fabricación. 

El cannabis como un alimento altamente nutritivo:

Siguiendo en la línea ambiental, un gran número de personas han empezado a considerar el cambio a una alimentación sana que sea más amigable con el medio ambiente y disminuya la huella de carbono que generamos sin dejar de lado la calidad de los nutrientes que le damos a nuestro cuerpo, razón por la cual, un gran número de productos orgánicos han empezado a generar interés como suplementos para tener una alimentación nutritiva y balanceada.

En este caso tenemos información histórica que data cómo diferentes sociedades usaban las semillas de cannabis como un alimento, el ejemplo más claro y tal vez relevante para nuestra cultura colombiana es el cargamento de semillas que llevaba Cristóbal Colón en su viaje desde España el cual se preveía que podría servir como alimento para la tripulación en caso de necesitarlo (a parte de otras funciones cumplia dentro de su viaje). 

Las semillas de cáñamo son un alimento compuesto por un importante número de nutrientes que pueden considerarse fundamentales para el cuerpo humano. De hecho, actualmente se usan para la preparación de diversos alimentos como el pan, pasteles, leches vegetales, entre otros. A continuación se presenta una tabla con la composición nutricional de una semilla de cáñamo. 

Tabla 1. Valores en mg/100g de minerales y vitaminas en una semilla de cáñamo (Beneficios nutricionales de las semillas de cáñamo, s.f)

Pasando a la composición química de las semillas de cannabis nos damos cuenta de la gran cantidad de ácidos grasos que las componen, pero antes de mencionarlos es importante explicar qué son y por qué son importantes para el ser humano. 

De manera resumida, los ácidos grasos son los componentes básicos de la grasa que tenemos en el cuerpo humano y de los alimentos que consumimos. Estos ácidos cumplen varias funciones como el almacenamiento de energía (algo sumamente importante para nuestra vida) y también como suplemento en caso de que el cuerpo no tenga suficiente glucosa (azúcar) para usarlos como combustible para las células (Ácidos Grasos, s.f).

Sabiendo lo anterior, podemos empezar a revisar que ácidos se encuentran en las semillas de cáñamo. Comenzamos con el ácido inoleico u “omega 6” el cual está presente en un 55%, ácido linolénico u “omega 3” en un 20%, ácido gamma linolénico entre el 1 y 4% y por último el ácido estearidónico que se encuentra entre el 0.5 y 2% (estos dos últimos son productos metabólicos de los dos primeros). Lo impresionante e importante de lo anterior, es que no es común ver una planta en la cual se encuentre cantidades tan altas de omega 6 y 3 y en una relación 3:1 la cual es la recomendada para la dieta humana. 

Aparte de los ácidos mencionados, el aceite de cáñamo contiene ácidos poliinsaturados en grandes cantidades con bajas concentraciones de ácidos grasos saturados. Esto es muy importante en el mundo nutricional ya que hoy en día las dietas cada vez contienen una mayor cantidad de ácidos grasos saturados lo cual es poco saludable debido a su relación con el incremento del colesterol y por ende al riesgo de sufrir enfermedades coronarias. 

Como si fuera poco, se ha encontrado la presencia de tocoferoles (vitamina E) en el aceite de cáñamo en cantidades mucho mayores en comparación a otros aceites vegetales como lo son el aceite de girasol o el de soja (sin mencionar que tanto semillas como aceites son libres de gluten). Esta vitamina es un antioxidante muy importante el cual ayuda a prevenir el riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares, cáncer y la degeneración muscular que va ocurriendo en el cuerpo humano con el paso de los años.

Por todo lo anterior, el consumo o preparación de alimentos a base de cáñamo empieza a llamar cada vez más la atención de diferentes nutricionistas ya que es un alimento que contiene diversos componentes que comúnmente se encuentran en diferentes plantas y en cantidades menores a comparación de los aceites de cáñamo. Y no solo es por las vitaminas, sino también por (como se ha mencionado repetidas veces) la facilidad de cultivo que tiene la planta y el impacto positivo con el ambiente, es que el uso de cannabis como fuente de alimento ha empezado a relucir en la actualidad.

Referencias

  • Sensi Seeds. (07/31/2020). Biocombustible de cáñamo: ¿Una alternativa viable a los combustibles fósiles?. Recuperado de https://sensiseeds.com/es/blog/biocombustible-de-canamo-una-alternativa-viable-a-los-combustibles-fosiles/
  • Beneficios nutricionales de las semillas de cáñamo. (s.f). Recuperado de https://www.fundacion-canna.es/beneficios-nutricionales-semillas-canamo
  • Ácidos grasos. (s.f). Recuperado de https://kidshealth.org/es/teens/fatty-acids-esp.html

Leave a comment