¿Qué es la Bolsa de Valores?

La bolsa de valores es un mercado donde se ponen en contacto demandantes y oferentes de capital, los que realizan transacciones a través de intermediarios autorizados (Roldán Paula Nicole, s.f). Dicho espacio es en donde se hace posible realizar la transacción, ya sea como negociación o intercambio, entre empresas que necesitan financiamiento e inversores, los cuales, como su nombre lo indica, buscan invertir excedente de dinero con el que cuentan con el objetivo tener rentabilidad por la inversión realizada. 

Teniendo en cuenta lo anterior, llegar a estar en la bolsa de valores se convierte en un buen indicador de reputación de una compañía, ya que deben cumplir con ciertos requisitos para lograr hacer parte y tener la oportunidad de ofrecer sus acciones en el mercado para recibir inversión. Actualmente las 5 bolsas de valores más importantes en el mundo son las bolsas de Nueva York (ubicada en la reconocida “Wall Street”), NASDAQ (también ubicada en estados unidos), Tokio, Londres y Hong Kong. Enfocándonos en la industria del cannabis encontramos la bolsa de Toronto (TSX), la cual es una de las bolsas más importantes para el sector debido al gran entorno de compañías que han nacido en Canadá y han empezado a crecer a nivel mundial gracias a los avances legales y tecnológicos que han impulsado el crecimiento y posicionamiento de la industria en el país.

Para el caso de las compañías de cannabis se vive un panorama especial por las diferentes restricciones legales que existen en el sector. Actualmente la industria del cannabis cuenta principalmente con 3 diferentes metodologías legales por las cuales le es posible encontrar inversión: el mercado de capitales, capital privado y la financiación colaborativa (para esta última dedicamos un blog en el cual se explica su funcionamiento y como se puede aplicar en la industria del cannabis). 

¿Desde cuándo entró el cannabis en los mercados de Estados Unidos?

Las dos primeras herramientas financieras son posibles a partir del año 2016, año en el cual nació el referéndum que validó la legalización del uso recreativo del cannabis en el estado de California. En este año se pudo empezar a ver acciones de empresas de marihuana en el mercado legal y en la bolsa de valores. El primer mercado norteamericano en permitir una empresa relacionada a la industria del cannabis fue el NYSE (New York Stock Exchange), la compañía en mención es Innovative Industrial Properties, una REIT (por sus siglas en ingles Real Estate Investment Trust), que se dedicaba a alquilar terrenos para el cultivo de cannabis (El cannabis y la bolsa, 2019). 

Sin embargo, la banca tradicional cuenta con diferentes problemas al momento de permitirse o estudiar la posibilidad de trabajar con el sector del cannabis y todos radican en aspectos legales. Para el caso de los Estados Unidos, el cual es el mercado de mayor tamaño para la industria de cannabis (razón por la cual será el enfoque en varios puntos del blog), las leyes federales aun etiquetan al cannabis como un producto ilegal a pesar de ser estar legalizada en más de 30 estados, esto quiere decir que es posible consumirlo, ya sea medicinal o recreativo, en cualquier de estos estados pero se podría llegar a considerar como narcotráfico el hecho de transportarlo de un estado a otro así sea legal en ambos estados. 

En el año 2013 John Vardaman (subdirector adjunto en el departamento de justicia de Estados Unidos) co escribió el primer memo en el cual se explicaba cómo las instituciones financieras podrían abrir y mantener cuentas para la industria de la marihuana. Dicho memorando otorgó años mas tarde la capacidad a los bancos y cooperativas de crédito la posibilidad, bajo la aprobación del gobierno de Estados Unidos, de prestar sus servicios a las empresas de cannabis (After the SAFE vote in US House, here’s what you need to know about the current state of banking in the marijuana industry, 2019). 

No obstante, debido a que sigue siendo ilegal bajo los ojos de la ley federal, muchas bancas y entes financieros que trabajan con dichas leyes, siguen viendo con recelo prestar sus servicios a compañías que realicen actividades relacionadas al cannabis por el riesgo legal en el que pueden caer al invertir en las compañías, lo cual aumenta la dificultad de que un proyecto acceda a un préstamo o reciba inversión para llevar a cabo su actividad.

A día de hoy es posible encontrar algunas firmas de gran tamaño que lograron entrar a la banca y se encuentran cotizando sus acciones. Las principales bolsas en las cuales se cotizan son las bolsas de Toronto (ya que Canadá, al igual que Estados Unidos, es uno de los países con mayor mercado de cannabis), NASDAQ, NYSE y la bolsa de Londres. A continuación se mencionan algunas de las compañías más importantes que han logrado entrar alguna de las bancas mencionadas junto con su respectivo market cap:

  • Canopy Growth:

Market Cap: $8B USD (NYSE)

  • GW Pharmaceuticals: 

Market Cap: $4B USD (NASDAQ)

  • Curaleaf:

Market Cap: $3B USD (OTC)

  • Cronos Group:

Market Cap: $3B USD (NASDAQ)

  • Aurora:

Market Cap: $2B USD (NYSE)

¿Alguna compañía colombiana ha logrado entrar a la bolsa de valores?

Para el caso de Colombia, la primer compañía de cannabis en lograr entrar a la bolsa de valores fue Khiron Life Sciences Corp. La empresa realizó su IPO (“Initial Public Offer” u Oferta Pública Inicial) en la bolsa de valores de Toronto en el 2018. A continuación se presentan tres firmas colombianas que actualmente se encuentran cotizando en la bolsa de Toronto junto con sus respectivos market caps, evidenciando la gran diferencia de valores con las compañías extranjeras.

  • Khiron:

Market Cap: $61M CAD / $45M USD aprox.

  • PharmaCielo: 

Market Cap: $79M CAD / $58M USD aprox.

  • Avicanna Inc: 

Market Cap: $38M CAD / $28M USD aprox.

Un gran caso de éxito colombiano es el de PharmaCielo, quienes entraron a la bolsa de valores de Toronto en enero del 2019 y a los siete días de estar cotizando incrementaron el valor de cada uno de sus títulos en un 176.1%, pasando de 3.35 dólares canadienses a tener un máximo de 9.37. En su primer día se mostró un paso de 3.35 a 5.85 dólares canadienses lo que ya daba un indicio del incremento mencionado previamente. Teniendo en cuenta lo anterior, al empezar su aventura en la bolsa de valores, la firma anunciaba una capitalización de 370.8 millones de dólares canadienses, para que siete días después, Bloomberg diera datos de un cierre con 869.28 millones, casi el triple de su valor inicial (Portafolio, 2019). 

Luego de analizar lo anterior se puede evidenciar el gran tamaño de las compañías que logran dar el salto a un mercado de acciones, lo cual (con este panorama) para un cultivador pequeño o mediano que están empezando en el negocio es casi imposible recibir algún tipo de inversión por medio de esta metodología de la bolsa de valores.

Si no es por la bolsa de valores, ¿qué otra alternativa tiene una empresa del sector?

Otros actores del sector financiero (como Visa y Mastercard) y bancos internacionales pueden llegar a invertir en empresas de cannabis pero temen recibir sanciones o dañar sus relaciones con los entes financieros socios de los Estados Unidos razón por la cual tampoco prestan sus servicios al sector con facilidad, lo que ha generado que el mundo del cannabis se mueva (en su mayoría) con efectivo ya que las compañías no brindan una tarjeta de crédito o similares para realizar las transacciones financieras. Un ejemplo de esto se puede encontrar en las tiendas de cannabis de california donde en cada una de ellas se encuentra un ATM para que los clientes retiren el dinero destinado para su compra ya que no reciben ningún método de pago diferente al efectivo. 

Existen algunas excepciones que dan facilidades a empresas del sector pero que enfocan sus servicios a emprendimientos que no realizan actividades directas con el cultivo, es decir, que sus modelos de negocio se basan en vender tecnología a cultivos para mejorar su producción, que manufacturan o distribuyen activos para llevar a cabo la siembra, entre otros. 

Las dos firmas en Estados Unidos que realizan dichas labores son Silicon Valley Bank, quienes crean cuentas bancarias y realizan préstamos y CHASE, una firma que de igual manera brinda facilidades para tener una cuenta bancaria.

A pesar de ser una muy buena opción para el sector, sigue existiendo un sesgo ya que proyectos que se dediquen al cultivo siguen sin tener un apoyo financiero, y si no existen cultivos, los emprendimientos relacionados no tienen a quienes prestar servicio, por ende les es muy difícil despegar y llevar a cabo sus labores así reciban el apoyo de alguna de las entidades financieras mencionadas anteriormente.

En el caso colombiano se presentan dos casos: el BBVA y el Banco Agrario. Estas dos compañías trabajan de la mano con el gobierno para impulsar la industria del cannabis en el país, no sólo con compañías que brindan servicios a los cultivos (como en el caso norteamericano), sino también a proyectos que tienen como objetivo la producción y transformación del cannabis. El inconveniente es que lo hacen con bastantes dificultades y restricciones legales lo cual hace muy difícil que un productor nuevo logre ingresar a alguno de sus programas.

Para resumir, el servicio bancario para la industria del cannabis es relativamente nuevo. Con el paso de los años, gracias a la tecnología y estudios científicos que se vienen llevando a cabo se van dando nuevos avances legales en el sector como el de las transacciones virtuales. A pesar de que se ha empezado a liberar el sector financiero para prestar sus servicios a compañías relacionadas con cannabis en diferentes países del mundo, con varias regulaciones a tener en cuenta, aun es bastante complejo lograr acceder a algún servicio de un banco o ente financiero debido a que este es un producto controlado que se analiza con bastante cuidado debido a la relación que hay hoy en día entre la planta con actividades ilícitas. Esto quiere decir, que si un banco apoya una compañía del sector sin asegurar con exactitud que esta no se relaciona con alguna actividad indebida con el cultivo, el banco corre peligro de verse gravemente afectado legalmente por apoyar una actividad ilegal, razón por la cual son bastante precavidos a la hora de brindar sus servicios.

Por esa razón empieza a relucir una tercer modalidad muy interesante para la industria y para el emprendimiento en la actualidad que es: la inversión colaborativa o crowdfunding. Esta alternativa abre una nueva puerta al cultivo de cannabis en Colombia y en el mundo, disminuyendo el número de restricciones y las barreras que tienen las bancas de valores al ser un espacio donde entran compañías de gran tamaño, sin dejar de lado los estudios apropiados acerca de las actividades para las que se realiza el cultivo, teniendo siempre en mente la legalidad. En nuestro primer blog, damos a conocer de manera más detallada acerca del funcionamiento de esta herramienta financiera.

Referencias

  • Roldán Paula Nicole. (s.f). Economipedia: Bolsa de valores. Recuperado de https://economipedia.com/definiciones/bolsa-de-valores.html
  • El cannabis y la bolsa. (2019). Recuperado de https://www.todosalabolsa.com/el-cannabis-y-la-bolsa/
  • After the SAFE vote in US House, here’s what you need to know about the current state of banking in the marijuana industry. (2019). Recuperado de https://mjbizdaily.com/after-the-safe-vote-in-us-house-heres-what-you-need-to-know-about-the-current-state-of-banking-in-the-marijuana-industry/
  • Portafolio. (2019). Portafolio: PharmaCielo casi triplica su valor, tras siete días en bolsa. Recuperado de https://www.portafolio.co/negocios/empresas/pharmacielo-casi-triplica-su-valor-tras-siete-dias-en-bolsa-525716

Leave a comment